domingo, 12 de febrero de 2012

Todo se transforma


Bueno mi primera entrada por aquí. 

Ya tenía ganas de escribir, de unirme a vosotras, de momento andaba comentando, pero no era capaz de tirarme a la piscina. Así que hoy voy a lanzarme. 

Hace 18 años  a estas horas estaba de parto, vomitando y con contracciones. No diré que fue un parto difícil porque mentiría, según me cuentan entré en el paritorio y a los cinco minutos salí, aunque los dolores empezaron a las 12 de la noche aproximadamente y ella nació a las seis de la mañana. Doloroso como todos los partos, supongo, solo he tenido uno, pero mereció la pena el esfuerzo. La primera vez que la cogí, recuerdo que estaba agotada, me la colocó en los brazos la matrona al salir del paritorio en la camilla. Y mi primera sensación fue de pánico, tengo en mis manos un ser que depende totalmente de nosotros, tan pequeñita (2 kilos 600), tan indefensa, tan frágil... En esos momentos me acordé de los monstruos que hacen daño a los bebés y pensé ¡Cómo puede alguien hacer daño a algo tan bonito! Porque tengo que admitir y no es amor de madre, que la nena era preciosa.

¡Como pasa el tiempo! Parece que fue ayer cuando nació y hoy cumple 18 ¡Qué grande ya!  
En fin os dejo con esta preciosa canción de Jorge drexler que me encanta. 

"Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da, 
nada es más simple, no hay otra norma:
nada se pierde todo se transforma "


Hasta pronto, chicas ...

8 comentarios:

  1. ¡Qué buen empiece!
    El sábado asistí a una charla en la que el ponente, Rafael Álvarez "El Brujo" hablaba del recuerdo esencial, ese que va más allá de lo aprendido, de lo meramente recordado, ese que engarza con lo más interno, lo más básico, lo más auténtico; ese recuerdo que nos lleva a nosotros mismos. Ese recuerdo esencial, decía, está en la palabra.
    No sé si él se refería a esto pero son tus palabras las que me llevan a recordar de esa manera y siento que sí, que es un recuerdo esencial.
    Felicidades a tu niña y felicidades a tí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena! Hoy es un día estupendo para iniciarte en este blog, Mary Pily. Cumplir la mayoría de edad de madre es muy importante, recordarlo, narrarlo, también. Felicidades a tu hija y a toda la familia. Celebrar la vida, a pesar de todo, cuando el mundo parece desmoronarse a nuestro alrededor, es lo esencial, la última razón de nuestra existencia.
    Un abrazo apretao a las dos

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades a la madre y, por supuesto, a la hija. Como dice Lola P., da gusto leer este tipo de "catástrofes". Por cierto, el día 22 hará 19 años que me encontraba yo en la misma situación, pero con un muchacho espléndido ;)))
    Besos a todas!!!

    ResponderEliminar
  4. Aunque no te conozco, también quiero felicitarte. Ser madre y disfrutar de ello es algo que merece la pena celebrar. Pese a que nuestros hijos/as os den algunos malos ratillos en esta vida, coincido en que son una "catástrofe" maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí en un libro o escuché en alguna película (no lo recuerdo ahora) que 'un hijo es como un tatuaje en la cara'. La escribí porque me pareció una comparación metafórica muy expresiva tanto para los aspectos positivos como para los negativos que tener un hijo/tatuajeenlacara puede entrañar.

      Eliminar
  5. Pues felicidades Madre e hija. C'est genial! Creo que es e las cosas más bonitas y mas dolorosas que hay. dolor físico y algunas veces dolor de sentimientos. Pero estos se disipan (que no olvidan) antes.
    Chicas, estoy hasta arriba de curro. me faltan horas, minutos y segundos. ¿Cuántas nos vamos a juntar en EABE12? Ya sé que no va a haber un completo pero a ver si somos mayoría.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todas por vuestras palabras…
    Así da gusto escribir… Piluca creo que nos conocimos en el EABE 11

    ¿Quién no viene al EABE12? Me encantaría poder dar esos abrazos y besos que algunas me mandáis de forma virtual…

    Nos vemoss

    ResponderEliminar

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)