miércoles, 30 de mayo de 2012

Economía Rosa

Con frecuencia no soy consciente de hasta qué punto las conversaciones cotidianas, la exposición a los medios, la información que llega por todas partes sobre la situación económica y la crisis tiene calado en nuestra vida familiar y en los mensajes que, de manera no siempre explícita, transmitimos a nuestras hijas e hijos.

- Mami, ¿qué hay que hacer para ganar dinero?
- Sólo se puede ganar dinero trabajando o robando. Lo primero es legal, lo segundo, un delito. A veces, incluso, es un delito de Estado.
- ¿Y en qué puedo trabajar ahora para ganar dinero?
- En nada. Sólo está permitido trabajar a partir de los 16 años.
- Sí, ya, pero ¿cómo puedo ganar dinero ahora?
- De momento, con 9 años, sólo puedes ganar dinero en el Monopoly o en Micrópolix.
- Pero ese dienero no me vale. Necesito dinero de verdad para comprarme una tablet.
- En ese caso tendrás que esperar... Ya sabes... hasta los 16 años...

La foto es de aquí

Ante la impenetrable actitud materna, busca la mirada cómplice y aprobación de su padre lanzando una nueva propuesta:

- Entonces ¡Me iré al metro a tocar la flauta! Seguro que allí consigo ganar dinero.
- No lo dudo, hija -continúa el padre- Lo peor va a ser cuando alguien llame a Asuntos Sociales, nos denuncien por explotación infantil, nos quiten tu custodia, y...
- ¿Y vendrá SuperNanny? -pregunta angustiada-.
- Sí... Bueno... Es posible que también llamen a SuperNanny, o a alguien parecido.

Movida por un resorte emocional se lanza sobre nosotros, nos abraza por la cintura forzando un abrazo triple y responde con firmeza:

- ¡No! ¡No! ¡Eso sí que no! Nadie me va a llevar a ningún sitio. ¡Me quedo sin tablet, pero con vosotros!

¡Ufff! Respiramos aliviados...

- Hija mía, me alegra saber que has cambiado de opinión. Aún te quedan unos años para llegar a ser una auténtica perroflauta pero, ten paciencia, todo llega.

1 comentario:

  1. Uys, cómo me están apeteciendo esas cervecitas en el Retiro... :))))

    ResponderEliminar

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)