jueves, 21 de junio de 2012

Desmaquillando


Soy GlamourOSA y estoy en crisis.
Debe ser la edad,  pero los tacones, el gloss o un buen bolso ya no me llenan. Ahora que me hago vieja me ha dado por mirarme hacia dentro, por rebuscar en mi infancia, por recolocar mis sentimientos, por preocuparme por los otros, por querer algo más…

Pero ¿qué necesidad hay de escarbar en las entrañas con lo que duele?
Pues en esas ando, pala en mano, sacando escombros de mi interior para llenarme de luz y de energías renovadas para afrontar la segunda fase de la vida.

Había oído hablar de las crisis de edad pero nunca me había parado a pensar que eso pudiese pasarme a mí. Yo,  tan glamourOSA y con tanto control  de mi misma y de lo que me rodea Esas cosas le pasaban  a las  otras,  a las inseguras, a las miedosas, a las paraditas, a las vergonzosas.
El caso es que estoy descubriendo que casi todas somos algo inseguras, miedosas y paraditas dependiendo de la ocasión, y que ponernos una máscara (aunque sea Maybelline New York) es una solución incómoda y pesada como un lastre de muchas toneladas.
Aprender a mostrarte tal y cómo eres no es tarea fácil, sobre todo si primero tienes que saber cómo eres en realidad,  porque resulta más fácil desmaquillarse delante del espejo cada noche (eso sí , seguido de un buen tónico) que desmaquillar el alma, la esencia y quedarte ante el mundo con la cara lavada.
Y lo peor es que lo achaco a la edad para no pensar que estas cosas solo me pasan a mí…
     ¡Tendré que hacerme un lifting en el corazón o ponerme extensiones en el alma!

                                               El PoDeR dEl MaQuiLLaJe

29 comentarios:

  1. Así estamos más de una por aquí, desmaquillando el alma mientras maquillamos el exterior (por cierto, la Maybelline alarga una barbaridad). El espejo dice muchas cosas, y mirarte por dentro siempre es una experiencia terrorífica pero gratificante.
    Nos queda mucho por delante, tomemos las riendas y a desmaquillarse!! Genial entrada.

    ResponderEliminar
  2. Con lo fácil que es mirarse por fuera aunque sea la pata de gallo, lo de dentro es otro cantar. De momento ando como la china, desmaquillada a medias ;)
    Un beso reina

    ResponderEliminar
  3. Pues va a ser más común de lo que parecía... ;D

    Beso y abrazo, reina mora

    ResponderEliminar
  4. Oiga, que yo perdí el rimmel en algún otro blog, pero allí dentro está demasiado oscuro y vengo aquí afuera a buscarlo, junto a la farola, que hay más luz.
    ¡Bienvenida, glamourOSA!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Espino, blogger no es lo mismo sin el rimmel puesto, creo...

    ResponderEliminar
  6. Qué alegría más grande, lo primero.

    Lo segundo, que rebuscar duele pero más duele que te duela algo sin saber por qué te duele.

    Es desí... tú buscas y encuentras, hay que buscar en serio, nada de quedarse como los Punset o los Bucay en la superficie. Hay que ir a saco.
    Lógicamente, buscando así, se encuentra de todo. Lo feo molesta muchísimo, más aún siéndose como se es una, glamurOSA,

    El siguiente paso es reconciliarse con lo feo (con el feo depende de si es o no rentable ;P).

    Sigamos... Tras la aceptación del lado oscuro, porque no es más que eso, y de que aquí nadie se va a quedar, entra como un alivio grande. Te das cuenta de que nada es para siempre y que, por lo tanto, ya no te tienes que esforzar en alargar nada porque aquello se alarga solo ya que la glamurOSA tiene virtudes que maybelline nunca podrá ni oler... No sé si me explico...

    La crisis no es por la edad, es culpa de los mediocres que nos gobiernan y por ende, culpa nuestra que les seguimos votando.

    De manera que tienes mi apoyo y mi ánimo para que sigas buscando, encuentres, atravieses el camino que necesites y, ya renovada, vuelvas a contarlo. Los pasos intermedios también nos interesan, ¿verdad, nenas?

    Ah, y tranquila. Cuando acabes de pelar una capa de la cebolla, debajo habrá otra. Los hallazgos milagrosos son como los hombres, que siempre hay uno después y, si lo haces bien, siempre es mejor que el anterior.

    No sé si me he explicado, pero no lo repaso porque me queda media hora para terminar una película del colegio que se estrena esta noche y yo aquí, debatiendo, filosofando, delirando... viviendo al límite (y gratis, algo que mucha gente aún no ha descubierto ;P)

    Os quiero.

    Star del Universo, cuánta alegría das... independientemente de que tú ahora estés así, como te toca estar(pí) ;PP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Qué bien ha explicado usted lo de la cebolla en lo oscuro... para el catarro, Dra. Lola Miller. ¿Y las rodajas de pepino cuándo se ponen, por la mañana o la noche?

      Bueno, os dejo, galmourOSAS, que tengo que quitarme la mascarilla de yema de huevo con agua de rosas de yo misma

      Eliminar
  7. Tendré en cuenta lo de las capas de la cebolla porque pensar que si rascas puede no haber nada más es uno de los temas que me producen más vértigo.
    Un beso Lola y gracias :)

    ResponderEliminar
  8. Me encanta que andes por aquí, maquillada o sin maquillar.
    Bienvenida!

    ResponderEliminar
  9. El maquillaje ayuda a esconder muchas cosas. Hay maquillajes de muchos tipos: externos e internos. El externo te pone monísima (rimel, un poco de color en las mejillas y a comerte el mundo). El interno son esas toneladas de sonrisas forzadas, luchas internas y palabras puestas en silencios que vamos sumando y que van escondiendo lo que realmente somos.
    Desmaquillarse es complicado, pero vale la pena el esfuerzo por encontrarte contigo misma de nuevo. Y, como desmaquillarse de verdad, es un trabajo diario, una lucha diaria para no olvidar tu propio yo, para evitar que se te acumulen las capas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La culpa la tienen los de Clinique, que no han inventado todavía la crema desmaquilladora para conciencias de maduritas que le dan al tarro.
    Habrá que empotingarse para sobevivir contentas.
    Besitos Cristina

    ResponderEliminar
  11. Salir al mundo con la cara lavada y recién peiná es decir: "Digo lo que siento pero lo digo bien dicho, con humildad, cortesía y serenidad" es mi mantra-desayuno.Me gustan mis arrugas -incluso las del alma- porque son huella de mis emociones, mis penas o mi felicidad y maquillarlas con cosmética, hipocresía o vanidad desestabilizan mi ego y ser egoístas no es malo pero ser sabias es mejor...Besos a todas :))

    ResponderEliminar
  12. A mi que me desmaquillen. Ya estoy harta de tener que empezar yo siempre primera. Hasta que a mis amigos nos les preocupe, en la misma cantidad que a mis amigas, la necesidad de desmaquillarse no lo pienso hacer yo.
    Ahí están ellos, tan preocupados con la prima de riesgo y los podiums de Fernando Alonso, sin tiempo para nada más en lo que pensar. Pues no me da la gana. Feos, gordos, torpes, calvos, viejos, inseguros, fofos, ... os quiero a todos (delante de mi, desmaquillados públicamente)
    O es una necesidad compartida o nos dejará en bragas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí, Yola.

      Dos cosas: Una, amén. Y dos, te va a dar el sol.

      Eliminar
    2. Pues que vas a tener razón!!! Pero sabrán????

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. En la no necesidad de cambiar que tienen los hombres, nosotras tenemos mucho que ver.
      Casi todo se lo permitimos... hasta las más jipis somos capaces de renunciar a nuestras vidas por ellos... andaquenó...
      O si no es por ellos, es por nosotras (para que no se vayan, el terror a estar sola sigue ahí, o no habría muertas por violencia)
      Tema denso y doloroso, no tiene gracia, y aquí casi siempre quiere venir una a reírse, pero no, esta vez no.
      Hacemos demasiadas cosas en nuestra contra y a favor de ellos, cuando queráis hacemos una lista y nos caeremos de culo... pero hay que ser muyyyyyyyyy honestas, o no servirá.
      En cualquier caso, y sean ellos como sean (que hay de todo, que yo los he visto), lo único que está en nuestra mano es cambiarnos a nosotras mismas. Y ya estamos tardando.

      Eliminar
  13. Estoy preparando un taller: "Take the toys from the boys" y ando buscando inspiración. ¿Qué tienen ellos que no tenga yo? ... desde luego que no quiero vivir sus vidas pero sí me gustaría que ellos tuvieran la oportunidad de vivir una pequeña parte de la mía. No lo iban a pasar mal y hasta es posible que aprendieran algo que no conocen.

    Y sí Lola, nos quedamos con el "culo al aire" con demasiada frecuencia. Nosotras estamos queriendo aprender a ser más tiernas, más seguras, más protagonistas, más polifacéticas, más realistas, más ... millones de cambios buscamos. ¿Y ellos? Nada. Fueron hippies una vez y ahora ya están de vuelta. No tienen ninguna necesidad de descubrir nada nuevo. Así no es posible seguir creciendo.

    Que me perdonen ese chico y su amigo que han creado un grupo de hombres en el que, tímidamente, están empezando a "desmaquillarse". Reconozco que sí, unos pocos "en proceso" sí que hay.

    ResponderEliminar
  14. "mostrarte tal y como eres no es tarea fácil" y lo peor de todo es que lo vas consiguiendo poco a poco y cuando casi lo logras te das cuenta de que perdiste más de la mitad de la vida escondiendo lo mejor que tenías, "o sea" tu misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la rabia que le da a la gente que tú seas tú misma. Y cuando digo gente, incluyo a otras mujeres. Y cuando digo mujeres, incluyo a mujeres con las que se suponía que una podía ser una misma sin miedo a represalias, a que te den de lado o te juzguen y condenen.
      De los malos yo ya sé qué esperar y aprendí a ponerme a salvo.
      De los buenos, y especialmente de las buenas, cada día tengo más miedo.

      En cualquier caso, para desmaquillarme yo no uso algodones, me lavo con agua clara y jabón lagarto. Ya puesta... ;)))

      Eliminar
    2. "Querida diosa: te pido valor para pasear desnuda a cualquier edad. Para ir de rojo y púrpura, para no ser una mujer distinguida, para ser inoportuna, escandalosa e incorrecta hasta el final" (Gloria Steinem)

      Eliminar
    3. Me lo encontré por casualidad y me gustó
      Skhmet, Durga y Kali, ancianas diosas justicieras
      http://www.cronicasdelaemigracion.com/opinion/isaac-otero/skhmet-durga-kali-ancianas-diosas-justicieras/20120427150322027126.html

      Eliminar
  15. Os leo y estoy empezando a preocuparme por mi obcecación...

    Primero, porque nunca había pensado que la capacidad de introspección y la necesidad -o tendencia- al autoanálisis fuera exclusivo de las mujeres o estuviera vinculado al género.

    Segundo, porque no sé qué significa ser "tú misma". Como casi todo el mundo, creo estar compuesta por muchos roles: yo mujer, yo hija, yo hermana, yo madre, yo amiga, yo amante, yo compañera, yo jefa, yo subordinada, yo usuaria, yo cliente, yo proveedora, yo conmigo misma,... Muchos estados: yo tímida, yo asertiva, yo triste, yo extrovertida,... Y muchos momentos: yo niña, yo ayer, yo antes, yo ahora, yo mañana,... Todas, interactuando al unísono, son parte de mí y ninguna es del todo completa.

    Tercero, no se si ser "yo misma" es ser la persona que creo ser, la que quiero ser, la que creen los demás que soy,... en el rol que estoy desempeñando, en una situación concreta, consciente de mi estado, del momento,... Y, en ese caso, si ser "yo misma" es "ser auténtica" sin importarme las consecuencias que mis acciones pueda tener para terceras personas, no estoy segura de querer ser "yo misma" o ser "yo contigo mismo".

    Cuarto, aun después de leer los anteriores post, me sigo perdiendo en los conceptos de "personas buenas" y "personas malas". ¿Cuáles son los criterios que definen a las buenas o malas personas? ¿Por qué tengo la sensación cuando os leo que ser malo es malo y que ser mala es bueno? ¿Es cuestión de tendencias?

    Los publicitarios, que tanto se trabajan estas cosas de los prejuicios, hace muchos años, cuando empezaron a comercializar el café soluble, elaboraron un test para estudiar el grado de aceptación del nuevo producto en el mercado. Consistía en presentar a los sujetos un par de listas de la compra que incluía exactamente los mismos productos con la única diferencia de que en una aparecía "café en grano" y en la otra "café soluble". Después se pedía que, en base a esas listas, se caracterizara a cada una de las mujeres que supuestamente habían realizado la compra. Podéis adivinar cuáles eran consideradas "buenas" o "descuidadas" amas de casa. Siendo estudiante pude asistir a una experiencia similar, en un grupo de discusión sobre el uso del microondas, con el mismo resultado. Un pequeñísimo matiz puede configurar toda una imagen de algo o de alguien e impregnarlo de prejuicios. Por eso no me atrevo ni siquiera a intentar entender qué queréis decir sin teneros bien cerca para poder escucharos con todo el cuerpo.

    Creo que me faltan muchos ratos con vosotras, no de blog, sino de tertulia con un buen café soluble recalentado en microondas, o de pasear desnuda, ir de rojo y púrpura, no ser una mujer distinguida sino inoportuna, escandalosa e incorrecta :-)

    Un abrazo.
    Os quiero

    PD: El psicoanálisis y el determinismo de las primeras experiencias en nuestra vida adulta lo tenemos incorporado en el código social y cultural más que en el genético. Difícil de arrancar, me temo. No digo que sea malo desmaquillarse, no, todo lo contrario; pero hacedlo cuando estéis sanas. Vamos, que el quitar escombros no os deje agotadas sin fuerzas para construir de nuevo.

    ResponderEliminar
  16. En la era del color qué paradójico resulta tanta enunciación con contrarios.Vamos que hasta desmaquillando comentarios, se maquilla más que el propio post ¿Maquillar o desmaquillar?,¿En grano o soluble? ¿Distinguida o incorrecta? Ser o no...Voy a abrazar el apateismo o vestir con el rojo o púrpura de Chelucana mis también contradictorios "yo" y mandarlos a que actualicen esa rancia encuesta de café con una nueva y aromática opción -en cápsula- que sería metáfora ideal para mujeres catastrófico-glamourosass que escuchan con cuerpo y hablan con corazón.Y que limpian los virus de las domésticas mujercitas insolubles y buenas que se atreven a juzgarlas con el Lagarto de Lola, la inspiración de Yola o las diosas justicieras entradas en años. Me parece que somos perfectas sin cambio, desmaquilladas o no, con cebolla o vértigo, en tertulia o en blog... Y disfrutamos -virtualmente y en directo- de salud a prueba de mojigatas y tíos del montón. Besos a todAs ;))

    ResponderEliminar
  17. Os leo mientras me aplico un tónico con oligoelementos para alma y digo a todo sí y a todo no. Desmaquillarse confunde!!!
    Besosososos con glamour del bueno

    ResponderEliminar

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)