sábado, 15 de octubre de 2011

Vibration is life


Hay casualidades y chiripas (mi amiga @noLolamento hubiese escrito serendipia ;-) Y esto que voy a relatar tiene más de chiripa que de otra cosa porque fue leer la letra de la canción “Las histéricas somos lo máximo” y encontrarme en la Red, de manera afortunada e inesperada, con una nueva película: Hysteria.

La peli nos traslada a la Inglaterra de finales del siglo XIX y relata la historia de un médico, el doctor Joseph Mortimer Granville, que inventó y patentó el primer vibrador con baterías con forma fálica (¡uno de los inventos más conocidos en el ámbito sexual!) para uso femenino.

La finalidad de tan fantástico artilugio era inducir en las mujeres lo que en aquella época se conocía como “paroxismo histérico”: ¡Uf!, esto suena a catástrofe, a catástrofe muy gorda. Sin embargo, no alarmaros, es el término con el que los especialistas de la época victoriana denominaron lo que hoy se conoce con el amable y cálido apelativo de “orgasmo”, así que de catástrofe nada de nada.

Hartitos los médicos de aquella época de tratar a muchas mujeres, una auténtica epidemia cuentan, a través de la estimulación vaginal o clitoriana, haciendo uso de sus dedos (una masturbación en toda regla, vaya), lo que se conocía como “histeria femenina” (cuyos síntomas eran: insomnio, retención de fluidos, pesadez y dolor abdominal, espasmos musculares, irritabilidad, pérdida de apetito, ataques epilépticos, alucinaciones, ceguera, locura temporal, palpitaciones, sensación de ahogo.. y que, en el fondo, no era más la necesidad de tener orgasmos como dios manda) se les ocurrió inventar una herramienta que les facilitara el trabajo. Y así nació el vibrador que tanta paz, consuelo y pequeñas alegrías cotidianas ha traído a muchas mujeres.

La cinta, dirigida por Tanya Wexler, narra en tono de comedia la aparición de estas “maquinitas” que han terminado volviéndose artículos de primera necesidad y, aunque el modo de compra más habitual es a través de las Sexshops, ahora se venden ¡en reuniones!, reuniones al viejo estilo tupperware pero del sexo. 

¡Estoy deseando que la estrenen aquí en España!
Aquí el tráiler para ir haciendo boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)