miércoles, 12 de octubre de 2011

Pilates


Todos los años lo pienso pero este año lo he hecho. Me he apuntado a Pilates.
Lo cierto es que hubiera quedado, de nuevo, en una mera intención, si no hubiera sido por mi amiga, la vecina del quinto, que sin preguntar me dijo: -Nos he apuntado a Pilates.
Después de dos días de “no poder ir”, ayer, por fin, fui a mi primera clase. (En casa mis hijos hacen apuestas sobre lo que voy a durar).
La profesora: ¡una antigua alumna del cole! ¿Por qué últimamente todo el mundo es “un antiguo alumno”? Genial, al menos hay confianza y como sabe cómo pienso preguntar me va a resultar fácil.
Las compañeras: Doce mujeres (casi todas conocidas, que esto es un pueblo) de diferentes edades y condiciones que durante una hora nos machacamos, obedecemos, nos tiramos por el suelo…(¡uff, cómo suena!)
La clase: Respira, expulsa, coge, suelta, levanta, rebota, contrae, respira, abajo, arriba, despacio, tensa, relaja, respira, expulsa, hombros, pelvis, expulsa, brazos, contrae, piernas, arriba, tensa, adelante, aguanta, cuello, relaja, espalda, respira, despacio, pelvis…(...¿y todo esto, exactamente por..., para...?
El tiempo: una hora y ¡se me ha pasado volando! (Quizá mis hijos pierdan la apuesta).
El final: voces, comentarios, barullo, risas, despedida y paseo hasta casa con la vecina del quinto.
¡A lo mejor hasta está bien esto de hacer Pilates!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)