martes, 27 de diciembre de 2011

Australia

Me he quedado sola. Quiero no hacer drama. Quiero aprovechar la situación. Quiero ser una mujer como las que a mi me gustan y admiro: libre, resuelta, independiente, fuerte,...vamos, de las que cojen el toro por los cuernos, le dan media vuelta por encima de su cabeza y le hacen salir por los aires...y todo esto mientras, sujetando el teléfono entre la oreja y el cuello con una leve inclinación de cabeza, quedan para tomar un café.
Eso es lo que quiero, pero...me he quedado sola y hago drama porque estoy triste.
Nunca he vivido sola: padres, hermanos, amigas, marido, hijos...siempre alguien llegaba a casa.
Vamos a analizar la situación:
¿Qué?:
- Mis hijos se han ido a Australia. Es por eso que me he quedado sola.
¿Cuándo?
-Hace unas horas y por seis meses
¿Por qué?
- De año sabático el mayor.Yo le he animado, apoyado e incluso financiado. Una vez allí, viajar y trabajar para mantenerse. Cambiar el mundo académico por la vida durante unos meses
- De viaje iniciático el pequeño. La idea fue mía y sigue pareciéndome una buena idea: Romper la burbuja, quitar los ruedines a la bici, volar sin paracaidas porque tienes unas buenas alas...Ver tu mundo desde la distancia y volver a él con una buena mochila de momentos y sentimientos. La idea fue mía y sigue pareciéndome una buena idea.
¿Dónde?
Bundagen.
-A Bundagen, Nueva Gales del Sur, Australia. Para el mayor, aterrizaje y despegue, el resto del Continente entre uno y otro. Para el pequeño, su casa durante seis meses: tíos, primos...el colchón es grande y de pluma.
No hay motivos para hacer drama. No es una noticia triste, mas bien al contrario, es una buena noticia. Es una buena situación, será una buena experiencia.
Sin embargo el nudo en mi pecho aprieta y aprieta y sé que no hay motivos pero sigue apretando y estoy triste.



11 comentarios:

  1. Es duro. Nadie nos va a quitar de un plumazo los años de tradición en familia y lo que es más importante, nuestros sentimientos ya que aunque no fueran estas fechas también estarías jodida. Ánimo y aquí estamos. Para apoyarte en tus penas y festejar las alegrías.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
  2. guapita: ponte guapa y sal a la calle. Son seis meses para ellos y también para ti. Disfrutad todos de esta oportunidad. Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Antes de que te des cuenta estarán de vuelta... no lo digo como esperanza, sino como amenaza. Aprovecha, aprovecha, aprovecha. Para hacer el vago, y deporte. Para ocupar tu casa de arriba abajo. Para no contemporizar. Para dejarte ser como eres sin pensar en si es bueno o no para los que quieres. Ellos estarán genial, y tú también. Toca disfrutar de un anticipo (porque los hijos y las hijas tienen la buena costumbre de irse de casa tarde o temprano). Muchos besos y abrazos desde la distancia.

    ResponderEliminar
  4. Eres una madre valiente y madura. Y esto es lo que te tiene que llenar de alegría y no dejarte llevar por la tristeza (aunque puedo entenderte a la perfección).
    Los hijos no nos pertenecen. Darles alas para que crezcan, maduren y encuentren su lugar es lo mejor que podemos hacer los padres. Como dice María, disfruta de estar contigo misma y disfruta pensando que cuando tus hijos vuelvan ya no serán los mismos sino que habrán crecido como personas y te seguirán queriendo tanto o más que antes. Seis meses no son nada...

    ResponderEliminar
  5. Os adoro. Después de un paseo y de leeros y de mirar las habitaciones de mis cachorros (¡dios mío, les mato!, ¡no os hacéis una idea cómo lo han dejado todo!) me voy a tomar una cerveza.
    La casa está fría pero dejo puesta la calefacción.
    Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  6. Ay, nena, porque vives lejos... entiendo cómo te sientes. Me temo que es como me voy a sentir yo en pocos años, después de darle la vara a mis hijos sobre las bondades de ver mundo y vivir en otros lados.
    Lo que te pasa es normal, siempre y cuando sepas salir de la tristeza, ponerte los tacones y disfrutar de tu tiempo y de tu vida... y de las noticias de tus hijos!! Te queremos, Lola, guapa!!

    ResponderEliminar
  7. No os enfadéis conmigo pero ¡¡¡odio las referencias a los tacones!!! XDDDD

    ResponderEliminar
  8. ¡Anda, Lola! ¡Esto es un notición! ¡Qué alegría más grande! Has puesto alas a los nenes y les has dado el empujoncito para que echen a volar!

    Esa es una buena razón para estar hodida, no sólo triste. Y ellos también.

    Seguiría, seguiría y seguiría, pero tengo a mi lado una nena llorosa y enfermna que me iba a cuidar a mí y me necesita ¡YA!

    ResponderEliminar
  9. No solo no me enfado, María, sino que suscribo lo que dices. Con zapatos cómodos se disfruta más del tiempo y de la vida. Y además, tus lumbares y riñones te lo agradecerán. ;-)

    ResponderEliminar
  10. 6 meses pasan volando, ya verás como antes de que te des cuenta están de vuelta en casita. Mientras tanto tú a disfrutar de tu compañía y de la nuestra por supuesto a través del tuiter o de donde sea… El caso es seguir en contacto.
    Ánimo y Besosssss

    ResponderEliminar
  11. En realidad nada nos pertenece completamente...

    Me gustó encontrar su blog...

    Por cierto, preciosa imagen...

    Un saludo afectuoso,
    Db.

    ResponderEliminar

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)