jueves, 1 de marzo de 2012

Realidad Aumentada

...
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Mario Benedetti Te Quiero

Seguramente, al escribir estos versos, Benedetti no pensaba en la poderosa sinergia que suele desencadenar el amor en pareja.
Es cierto, “en la calle (y en el hogar), codo a codo, somos mucho más que dos”.


Dudo que nadie, cuando decide formar una familia, sea capaz de predecir el coste de la inversión parental en la vida de pareja y a dónde le llevará los acuerdos y decisiones que tome en ese momento.

Después de ver el vídeo, y al margen de los roles sexuales, creéis que:

¿Es capaz de sobrevivir el amor a los periodos de crisis vitales?
¿Vivimos el amor como un continuum o como etapas diferentes unas de otras?

YA ESTÁ: (*) Algún día me pondré a trastear en la plantilla de blogger para averiguar cuál es el complemento para insertar vídeos (se aceptan sugerencias). Mientras, os facilito el enlace.

6 comentarios:

  1. Buffff, me pillas en mal momento respecto al amor. Porque sigo creyendo en él, sigo sabiendo que existe (para unos más que para otros), pero no lo practico y no le veo mucho futuro, en mi caso.
    Creo que existe esa emoción, que casi nunca es correspondida, que nunca lo es en la misma medida, que si andamos pensando que nos quieran igual que nosotras queremos, lo tenemos crudo.
    Hombres y mujeres sienten el amor a su manera, cada quién lo vive como es... que cuando se ama, se ama a full, para uno y por uno, y hay quien consigue sobrevivir a esos periodos vitales y otros, pues no.
    El amor es algo tan especial... no se puede definir, no se puede generalizar. Sólo se puede sentir y esperar que, quizá, haya una correspondencia que se llene de muchas otras cosas que le permitan sobrevivir lo más posible.

    ResponderEliminar
  2. Sobre los vídeos... yo copio el código HTML del vídeo en cuestión y lo pego en la entrada, en la pestaña de HTML. Y sale.

    ResponderEliminar
  3. A ver... Amor hay más de uno y no a todos los encontré en la calle. Yo no creo que nadie sea monógamo, no hay más que echar una ojeada al mundo. El amor de pareja tal y como está montado el chiringuito del lugar que habitamos, lo tiene difícil para sobrevivir, pero aún así algunos sobreviven o hacen "como si", que si les sirve, pues mira qué bien. Personalmente, vivir un amor a medias me parece terrible, mi estómago no puede soportarlo, pero visto lo visto, no debe ser tan difícil... lastimosa cuestión ver pasar los amores y dejarlos ir por un quítame allá esos papeles. O por miedo. O porque no es conveniente. O sabe Dios...

    Para mí, la pareja cargada de culpa, manipulación, control, deberes y todo lo demás, tiene que ver con el amor lo mismito que Rouco Varela con el mensaje de Jesucristo: O sea, ná. Y no, no creo que las mujeres amemos más y mejor. Corremos cuando nos conviene y paramos igual; y encima hacemos creer al payo de turno que sufrimos por amor, cuando nuestro sufrimiento viene de otro sitio... Claro que la mayoría no lo sabe... (Obviamente, estoy pluralizando porque me refiero a los cientos de casos que conozco de primera mano, y porque cuando se hacen películas así es porque tienen una base real, todo el mundo se ríe o se ve reflejado de alguna manera).

    A mí me gustaría encontrar alguna vez a un tío de verdad que dijera de mí: “No buscaba alguien compatible. Yo la quería” (Redford susurrando a los caballos…) Todo lo demás se me antoja celofán en vez de seda. Y no lo quiero pa mí.

    ResponderEliminar
  4. No sé a quién el leí esto de que "cuando el cuchillo corta suavemente la mantequilla, entonces es que está lista para untar. Si el cuchillo tiene que pelear con ella..." Sin embargo, yo si creo que amor y dolor son sentimientos que van juntos... posiblemente porque el amor no va solo, sino que lleva guarnición: inmorales expectativas, y también convivencia, individualidad, autoestima en exceso o por defecto, diferentes pasados, diferentes ideas sobre el futuro... Casi como cortar la mantequilla cogiendo el cuchillo por el filo, y si por la noche hizo más frío la mantequilla se endureció... El amor desnudo es algo raro, raro. Me atrevería a decir que no sé si alguna vez lo he visto. No digo que no exista, solo que es tan excepcional como el número de personas excepcionales... Me ha gustado el video de TED de Helen Fisher, en el que dice que no estamos construidos para ser felices, sino para reproducirnos. Creo que es una tremenda lección de humildad...

    El vídeo me parece impresionante, y no sé por qué dices "roles sexuales aparte" porque esa es una de las cuestiones, Espino. Y no voy a repetir lo de las excepciones y todo eso.

    Isabel, te tengo que recuperar para la causa... porque yo te quiero, y eso es amor también ;D

    ResponderEliminar
  5. Mi Nico dando siempre en el clavo, sí señora ;))

    Dos cosas importantísimas: humildad y no creer que la única forma de amor es el de pareja.

    Y un glosario o usar mejor (yo) los términos. Cuando me refiero a que el amor no duele, en realidad quiero decir que el amor (el de verdad) no causa ni te deja quedarte en el sufrimiento estéril. El dolor no solo es acompañante fiel, sino que a veces es la única forma que tenemos de crecer como personas. Yo no imagino a mis hijos pasándolo mal por algo y yo sin sentir dolor solo porque mi amor el legítimo (eso pa los faquires ;))

    Yo más bien quería distinguir entre la definición de amorcondolor o amorsindolor que darían por ejemplo, la Pantoja y Krisnamurti. No estoy segura, pero se me antoja que ella diría "su amor me hizo daño, me engañó, no sabía nada de las bolsas", y Krisnamurti le respondería algo así como: "Señora, qué pesada es usted, todo eso que está diciendo no existe, así que devuelva de una vez el dinero al pueblo de Marbella y deje de usar la palabra amor con esa alegría"
    (En realidad él no diría nada de esto, claro...)

    Y sí, HUMILDAD, sin eso no hacemos nada. Ni en pareja ni sin ella. Yo lo olvido demasiado a menudo, pero tengo tanta suerte que siempre me pasa algo, me lo recuerda alguien, o leo a alguna mujer espléndida que me devuelve al mundo real. Ya lo contaremos en directo en Madrid... ;))

    ResponderEliminar

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)