lunes, 16 de abril de 2012

Amor Proactivo, Amor Reactivo

- Te quiero mil.
- ¿Por qué me quieres tanto?
- No sé... Porque te quiero. No hay explicación posible para el amor. ¿Y tú? ¿Me quieres?
- ¿Cómo no voy a quererte? ¡Con lo que tú me quieres!
- Y... ¿Si alguna vez dejo de quererte...?
- Pues dejaré de quererte yo también. ¡Qué remedio!
- Quiéreme.
- ¡Venga! ¡Va! Quiérote.



"Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite"
Robert Louis Stevenson
El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Porque no hay rosas sin espinas...

Dedicado a José Mari Murillo, que me descubrió el Quiéreme de Aute y, agradecido, se pregunta qué son esas #catástrofesdiarias

8 comentarios:

  1. Yo te quiero por traernos este temazo. Quiero tus catatróficas entradas y tus salidas ocurrentes. Te quiero por amiga y por tuitera y del mismo modo quiero que me quieras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste pidil pero la nesecidad me obliga, Don Benjamín :-)

      Yo creo que vamos a tener que querer al tuitero @murilleti, responsable de traernos este temazo. Y te quiero porque eres de los pocos varones que se atreven a dejarnos comentarios. ¡Hay que tener valor! :-)) Gracias, amigo. Me honran tus palabras de afecto.

      Eliminar
  2. Preciosa canción. Amor y amargura ingredientes que nunca faltan en las canciones de Aute. Prefiero un amor menos amargo, me quedo con el poema de Benedetti ...te quiero porque sos mi amor mi cómplice y todo y en la calle codo a codo somos mucho más que dos...
    Ah, como dice Benjamín yo también te quiero en lo poco que te conozco.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que sí, que es preciosa, Piluca. El amor que se resiste a acabar, con todas sus contradicciones. ¡A mí me ha encantado!

      Y el "Te Quiero" de Benedetti, vaya "codo con codo" desastroso el de la pareja que acompaña a la entrada 'Realidad Aumentada', que se olvidan de que "son mucho más que dos". Fíjate bien en lo que escribe esta rosa, a veces tierna y sedosa, pero cargadita de espinas.

      Yo también te quiero, por supuesto.

      Eliminar
  3. Yo también la quiero, Doña Puerco, digo, Espino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para usted, Doña Chelucana, soy Sarrosa, Sra Sarrosa. ¡Hombre! ¡Por Dios!

      Eliminar
  4. La música no tiene dueño, pues los que van a ella no la poseen nunca. Han sido por ella primero poseídos, después iniciados. Yo no sabía que una persona pudiera ser así, al modo de la música, que posee porque penetra mientras se desprende de su fuente, también en una herida. Se abre la música sólo en algunos lugares inesperadamente, cuando errante el alma sola, se siente desfallecer sin dueño. En esta soledad nadie aparece, nadie aparecía cuando me asenté en mi soledad última; el amado sin nombre siquiera. Alguien me había enamorado allá en la noche, en una noche sola, en una única noche hasta el alba. Nunca más apareció. Ya nadie más pudo encontrarme.
    Maria Zambrano

    ResponderEliminar
  5. Me ha costado comentar este post. El amor reactivo me duele como si me pegaran... No al principio, no cuando alguien te enamora por esa forma de amarte que tiene, esa forma de conquistar tu atención, tu cariño... pero si eso no hace de disparador, si tiene que mantenerse "la presión", si el juego de amarse no va solo cuesta abajo o los amantes no tiran de él, por turnos o a la vez, cuando la cuesta es hacia arriba... ya no sé de que estamos hablando...

    El diálogo me gusta, y me entristece. Y a Aute... todavía no he conseguido perdonarle, hay algo falso en su poesía, si su posición en otras cosas es tan insostenible :( (y no es el único...)

    Besos espinosos ;{}

    ResponderEliminar

Sin tus comentarios no somos nada (o sí)